Las pizarras están de moda…y La Wapa está siempre a la última.

El encuentro con el Raval; como barrio, como lugar de trabajo, como sistema viviente, ha calado profundamente en mí. Por ello, tras estos años de ausencia en la pintura,  cojo el mapa del Raval y lo hago mi territorio.